HPP_img_0041 - Akupunktur

Acupuntura

La acupuntura es un método terapéutico de la medicina empírica de más de 4.000 años de antigüedad y es originaria de China. El método de tratamiento parte de una fuerza vital (también llamada energía vital) que fluye por el cuerpo y de cuyo efecto dependen todas las manifestaciones vitales. Del mismo modo en que los ríos atraviesan un país, los canales de energía, llamados meridianos, atraviesan el cuerpo aportando la energía necesaria para la vida. El tratamiento consiste en suprimir alteraciones en el flujo de energía (síntomas de enfermedad) mediante la estimulación de determinados puntos de acupuntura.

Todos los puntos de acupuntura se encuentran sobre los meridianos y la estimulación se realiza mediante la inserción casi indolora de agujas muy pequeñas en la piel. Si contemplamos los canales de meridianos que recorren el cuerpo, entonces puede entenderse que, por ejemplo, puntos situados lejos del órgano diana desempeñen una función en el tratamiento.

El mecanismo de acción exacto de la acupuntura sigue siendo desconocido, pero se pueden demostrar científicamente algunas peculiaridades de la piel en los puntos de acupuntura. El efecto agudo y prolongado estimulante de las hormonas que produce la acupuntura pudo ser demostrado en la Universidad de Heidelberg mediante análisis de sangre.

Qué trata la acupuntura

La acupuntura es eficaz como tratamiento regulador en síndromes dolorosos, trastornos psicovegetativos y alteraciones hormonales. En ginecología se pueden tratar, por ejemplo, molestias premenstruales o molestias de la menopausia, trastornos del ciclo y limitaciones de la fertilidad.

También en los problemas de esterilidad masculina la acupuntura puede ser beneficiosa. Un estudio demostró que la concentración y la motilidad de los espermatozoides es mejor inmediatamente después de la acupuntura; tras 10 sesiones de acupuntura durante 14 dias, este efecto pudo demostrarse hasta cinco semanas después.

La acupuntura puede ser beneficiosa para pacientes embarazadas, por ejemplo, cuando tienen vómitos, en la preparación del parto y también después del parto en caso de existan dificultades para la lactancia.

Frecuencia del tratamiento

En casos normales 1 ó 2 sesiones por semana, en trastornos agudos a diario, si así se desea. En transferencia embrionaria, por ejemplo, un poco antes y un poco después de la intervención.

Duración de la sesión

Las agujas se dejan unos 20 minutos en el lugar de punción. El efecto de relajación y calma varía según la persona.

Número de sesiones

Dependiendo de la capacidad de reacción individual de cada organismo, hasta 10 sesiones. En enfermedades crónicas a menudo son necesarias varias series de tratamiento.

¿Cuántas agujas se insertan?

El número es distinto dependiendo de la enfermedad y del individuo.

Reacciones adversas

El empeoramiento inicial ocasional de las molestias es considerado como un fenómeno positivo, porque se considera más probable que ello conlleve una mejoría. Las irritaciones circulatorias, de muy rara aparición, son tratadas inmediatamente