HPP_img_9529 - Anaesthesie

Anestesia

Procedimientos de anestesia

La anestesia general le inducirá un estado parecido al sueño, es decir, le desconectará la conciencia y sobre todo la sensación de dolor.

En la mayoría de los casos el anestésico se inyecta en una vena (anestesia intravenosa). Si la intervención se prolonga, se repite la administración del fármaco anestésico o bien se administran anestésicos gaseosos junto con el oxígeno. Esta forma de anestasia se administra a través de una máscara que se aplica sobre boca y nariz (mascarilla facial) o sobre la laringe (mascarilla laríngea) (anestesia con mascarilla).

Durante y después de la anestesia se controlarán de forma continua su presión sanguínea, pulso, actividad cardíaca y el suministro de oxígeno, de modo que cualquier posible alteración pueda ser detectada y tratada inmediatamente.

Es muy normal que tras la anestesia se sienta cansada o adormilada durante un rato y no debe preocuparse incluso si este estado se prolonga varias horas (independientemente del tipo de anestesia). La reacción de cada persona es diferente.

Evolución en el día de la intervención

El día de la intervención deberá estar en la consulta entre 30 y 60 minutos antes de la hora fijada. Por favor, no olvide llevar consigo la tarjeta del seguro, los documentos necesarios para la intervención y el formulario de consentimiento.

Si siente miedo o una fuerte excitación, pídanos un calmante y agua.

Después de cumplimentar algunos trámites, le llevarán a la sala preparatoria y de reposo, donde podrá desvestirse. Podrá guardar sus objetos personales bajo llave.

Se le colocará en una vena del dorso de la mano o en la cara interna del codo una cánula de plástico a través de la cual se pueden administrar los medicamentos y los líquidos. Una vez en el quirófano, se sentará en la mesa de operaciones y controlaremos su frecuencia cardíaca y respiratoria. Un manguito alrededor de su brazo medirá automáticamente su presión sanguínea; un sensor en uno de sus dedos controlará la circulación y el aporte de oxígeno en sangre y, en caso necesario, se adherirán y se conectarán tres electrodos ECG sobre su pecho para controlar la actividad cardíaca. En el caso de anestesia general y una vez se haya quedado dormida, se controlarán su respiración y su función pulmonar mediante sensores colocados en el respirador.

Una vez finalizada la intervención podrá ir por su propio pie hasta la cama o la camilla con nuestra ayuda. Allí permanecerá aproximadamente una hora después de la intervención.

Como preparación para la anestesia o la intervención deberá tener en cuenta lo siguiente:

A. antes de la intervención,

B. el día de la intervención

y C. tras la intervención.

Aquí puede descargar un formulario similar al que le entregaremos en la consulta.